miércoles, 13 de marzo de 2019

Otro caso de la contagiosa "Ofendiditis tuitera".

 Musulmanes rezando en una calle de Marsella.
Hoy un usuario de Twitter "interpretó" mi respuesta a un mensaje como "racismo". Fue algo así lo que escribí:
Aunque París es una ciudad bonita, está sobrevalorada y hecha unos zorros por la inmigración descontrolada, algo aplicable a cualquier ciudad grande de Francia. Cuando visité la Costa Azul a veces creía estar en Argelia. La inmigración ha desplazado a los marselleses. Disfruté más de pueblos pequeños donde la población autóctona sigue presente y la extranjera más integrada.
Interpretad lo que os dé la real gana. Me da igual, sinceramente. Pero si lo hacéis, al menos llamadme islamófobo. Si me decís racista os tacharé de lerdos con ofendiditis aguda, más con un mensaje tan "ligero" como ese (en comparación a las burradas que se llegan a leer en esa red social).

No nos hagamos los lastimados porque yo diga y piense que, por desgracia, la mayoría son inadaptados y sin intención de integrarse. Y todos sabemos que en ciertos países (de donde vienen algunos de ellos), los castigos físicos, la censura, la homofobia, la misoginia y el racismo son estilo de vida y de fe.

A quien no le guste lo que escribo, que pase de largo. No me voy a autocensurar por vuestra corrección política llevada a lo absurdo, vuestro mirar a otro lado, o por el generalizado uso y abuso de filtros de fantasía multicolor, ante problemas que crecen por ignorarlos o por no querer hablar de ellos con crudeza y realismo.

Álbum de fotos de Marsella:

Álbum de fotos de París: