domingo, 31 de marzo de 2019

El cristiano "rarito".

Dos curas besándose.
El Papa más peronista, moderno y molón de todos los tiempos dice que, cogida a tiempo, la homosexualidad se puede enmendar si los padres reaccionan al ver “síntomas raros” en su hijo. Un psicólogo o un psiquiatra encontraría los motivos de esta inclinación pre-pecado capital ("ser homosexual es una tendencia como lo puede ser la ira") y así buscar la solución antes de que se fije y sea irreversible... Espero que esos católicos que sigan su consejo encuentren a un profesional de verdad que les responda como uno hizo a la madre de un amigo: "Señora, a su hijo no le pasa nada, quien necesita ayuda es usted para aceptarle".