lunes, 15 de abril de 2019

El mágico universo de la prensa política con artículos de ficción y enfocados al género.

BOC y BOE con enfoque de género.
Comienza la campaña electoral (juraría que no hemos dejado de estar en campaña desde hace años), y los medios de comunicación, tan afines a uno u otro partido, sacan titulares de lo más extraños. Basándose en dudosos datos de intención de voto (cuando existe alrededor de un 40% de población con derecho a votar que aun no tienen claro a quién), juegan a mostrar las posibles y diferentes combinaciones de pactos y coaliciones (fácilmente imaginables por cualquiera) pero con una soterrada intención de querer influir al ciudadano para hacerle cambiar su elección hacia uno u otro, según a quién esté vendido el medio en cuestión. O realizan cocinas de alquimia que son pura fantasía (o no) al más puro estilo Tezanos Arguiñano. Uno ya no sabe si tomárselas en serio o mofarse. Está todo tan abierto que ambas cosas son posibles (según las filias y fobias del que las mira).

De los análisis más extraños que he visto, encuentro esta del panfleto eldiario.es: "Si sólo votaran las mujeres, Vox reduciría a la mitad sus apoyos y podría no entrar en el Congreso." (?????) Mi no entender. Tampoco me apetece leer el artículo entero para aclararme un poco: es aburrido hasta caer en coma. Me he quedado en las primeras líneas.

Veo que en general los usuarios de Twitter deducen que lo que quiere decir este artículo es que si la mitad de la población no votara (los hombres), todos los partidos políticos obtendrían la mitad de número de votos. Lógico, si suponemos que hombres y mujeres votan de forma parecida, y una gilipollez plantear este supuesto. El reparto de escaños sería similar al de nuestra imperfecta realidad con un 50% de asquerosos machos. El chiste está servido y todos andan riéndose de la tal Ana Requena Aguilara, autora del infumable texto.

A mi modo de ver, lo que esta periolista con tanta imaginación hace es hablar de proporciones con una retorcida y malintencionada forma (con efecto boomerang a su pesar) de decir que 3/4 de los votantes de ese partido son hombres y 1/4 parte mujeres. Así, si los hombres desapareciéramos mágicamente del mapa o se nos prohibiera votar, en ese idílico y perfecto mundo poblado o dominado sólo por mujeres, el partido rancio y ultra de Santiago Abascal obtendría como mucho la mitad de asientos de lo que las encuestas le otorgan en el mundo real. Y sumando el factor de las circunscripciones provinciales y el sistema D'Hont, tan difícil de controlar con datos de distribución geográfica tan inciertos, hasta podría poner en peligro su entrada en el Congreso.

Cuando supuestamente los periodistas deben dar informaciones reales y realistas, objetivas y redactadas de forma que les sea comprensible al lector, a la tal @RequenaAguilar le va todo lo contrario. Por hacerlo difícil, enrevesado e hiperprocesado (o yo soy estúpido y vago, que también), ha conseguido un mojón de esos secos que arañan el ojete y lo hacen sangrar. Ella debe ser de las que hace su trabajo siempre "con perspectiva de género" para darle a sus creaciones un bonito tono morado pastel. Hasta las ratas están sufriendo este inútil despropósito que está tan de moda.