jueves, 4 de abril de 2019

Las bellas y las bestias.

Arrimadas, Díez y Becerra.
Entiendo que Torra nos llame "bestias con forma humana", porque la que mejor nos representa, Inés Arrimadas, es simplemente BESTIAL. Por desgracia, allá donde más falta hace, en Cataluña, ya no estará. Terrible decisión de Albert Rivera. El único puesto que merece esta mujer que no sea ir de número 1 en Cataluña, es ir de número 1 en las generales.

Ningún político me gustaba tanto como ella desde Rosa Díez, ex-candidata y ex-número 1 de UPyD. La EXTRAÑO MUCHÍSIMO en Madrid. Hace unos años, tras una verdadera campaña mediática (nada que ver con las tonterías lloronas de la coleta inquieta de Pablito Iglesias, acosador de profesión) contra ella y su entonces joven partido, acabó tirando la toalla. Todo el mundo tiene un límite.

Tampoco estará en el Parlamento Europeo Beatriz Becerra, la eurodiputada que ha hecho un trabajo EXCELENTE como vicepresidenta de la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo. Otra mujer que le ha dado un poco de luz a tanta oscuridad y putrefacción de nuestra clase política.

Grandes, trabajadoras incansables, luchadoras por la igualdad y la justicia, claras y concisas, moderadas pero firmes. Mujeres como ellas nunca llegarán a lo más alto de la política, aunque lo rocen con los dedos. Y no será por esa tontería del heteropatriarcado que tan de moda está.

Aunque me duela, le voy a dar la razón a Torra: son las taras de nuestro ADN hispano (catis incluídos) las que nos impiden ver. Seguiremos aupando a demagogos e imbéciles que nos embelesarán con un corazoncito en sus tuits o en su logo y un par de lemas baratos y vacíos pero biensonantes.