lunes, 29 de julio de 2019

El MHP fracasado.

Sant Puchi de Waterloo.
La transportada en maletero Karlota Klueka aún cuenta con muchos que le apoyan económicamente (incluso con dinero público de la Generalitat de Catalunya). Pero sus intentos por recaudar fondos se ven cada vez más desesperados y vergonzosos. Sus hipnotizados fans quieren convertirle en mártir por la paz o en una figura casi divina, pero cada día se le ve más como a un loco que va de iluminado y a sus seguidores como unos fanáticos y unos racistas. En otra época Puchi y sus acólitos estarían encerrados en un psiquiátrico disfrazados de Napoleón.