viernes, 13 de septiembre de 2019

De Fuengirola a Ocaña.

Ruta de Fuengirola a Ocaña.
Días 1 y 2 de mi viaje a Cuenca. La primera noche la pasé en Ocaña, localidad de la provincia de Toledo, cuya plaza fue declarada Bien de interés cultural en 2002, y que por su proximidad a Aranjuez hace fácil visitar la hermosa ciudad madrileña, donde se encuentra su palacio Real y unos hermosos jardines.

Me resultó especialmente llamativo encontrar en las calles de Ocaña un par de monumentos franquistas, así como nombres de calles dedicadas a la época de la dictadura. Extraño pero interesante: un lugar donde la ley de memoria histórica no ha borrado esta parte de nuestra historia (jamás entenderé esa manía de querer fulminarla: buena o mala, es historia).

Por el camino hice un par de paradas: en Santa Elena (provincia de Jaén) para desayunar, y en Santa Cruz de la Mudela (provincia de Ciudad Real), una localidad con un buen puñado de monumentos y con ese aspecto de típico pueblo manchego. A destacar la plaza de toros cuadrada, de 1645, adosada a una preciosa ermita, ubicada en la pedanía Las Virtudes.

El alojamiento fue en el Hotel Emperatriz***, habitación sencilla pero limpia y muy económica. Se encuentra a las afueras de Ocaña, justo en la entrada al pueblo y junto a la carretera que dirige a Aranjuez, a unos 15 minutos en coche.

Álbum de fotos de Aranjuez:

Álbum de fotos de Ocaña:

Álbum de fotos de Santa Cruz de Mudela:

Álbum de fotos de Santa Elena: