A 120 metros bajo tierra.


Tras contaros mis pequeñas decepciones en Rumanía en la anterior publicación, hoy os hablo de la visita más espectacular de este viaje: con más de 2.000 años de historia, galerías altamente conservadas y una atracción subterránea futurista, Salina Turda es el museo de minas de sal más grande del mundo. No apta para personas que sufran de vértigo... ¡Las pasarelas del "Caminito del Rey" son un chiste al lado de las que uno tiene que caminar dentro de la mina!

Ubicada en Turda, Transilvania, a poco más de media hora de Cluj-Napoca en bus, esta mina de sal es una atracción turística épica que parece salir de una película de ciencia ficción: un parque de atracciones a 120 metros bajo tierra, con anfiteatro, un lago subterráneo que se puede navegar con botes de remos, una noria, salas de tratamiento de spa con aerosoles naturales, bolera, mini golf, campo de deportes, tenis de mesa, mesas de billar... Es considerado uno de los lugares subterráneos más bellos del mundo.

La extracción de sal en la superficie del sitio comenzó en la antigüedad, pero el trabajo se expandió bajo tierra durante la ocupación romana de Dacia. La sal fue extraída manualmente con picos, martillos, cinceles y cuñas de acero, por mineros a los que se les pagaba en florines, cerveza y barras de pan. La mina se cerró en 1932, pero se usó nuevamente durante la Segunda Guerra Mundial como refugio antiaéreo. Después de la guerra, la mina sirvió para varios propósitos, uno de los cuales era un almacén de quesos.

La mina no está en el pueblo: dista un par de kilómetros del centro de la ciudad. Hay autobuses urbanos que llevan a la misma puerta de entrada principal de la mina (ésta tiene dos entradas). Aunque hice la ida andando (por el camino pude disfrutar de una vista espectacular de la ciudad de Turda, vi una serie de casas y calles bastante pintorescas, y atravesé un parque natural protegido de humedales), por el desnivel recomiendo hacer esa ruta a pie a la vuelta si se quiere caminar evitando demasiadas cuestas arriba.

Si viajas a Cluj-Napoca, es un lugar imprescindible a visitar, y se puede aprovechar el resto del día para pasear por las bonitas calles de la localidad de Turda antes de volver a Cluj.

Álbum de fotos de Turda:

Entradas populares de este blog

Una semana en Galicia.