La sirena facha.


Atacar estatuas es una "moda" que viene y va una y otra vez, pero desde que todos los gilipollas se unieron a lo del "Black lives matter", los atentados a estas figuras de arte y de nuestra historia están siendo masivos.

No podía faltar a la cita el símbolo más reconocido de la ciudad de Copenhague: la Sirenita de Edvard Eriksen. En esta ocasión han escrito con grafitti "Pez racista" en la roca sobre la que posa.

Si digo que no podía faltar esta escultura, no es porque sea "racista", por supuesto. La inmensa mayoría de estos actos vandálicos son indiscriminados y sin sentido. La más vergonzante ignorancia y la nula visión histórica corre sin control por las calles.

A pesar de que esta estatua (a mi modo de ver) es bastante insulsa, por alguna razón que no alcanzo a entender, la pobre atrae a todos los tontos, así que sufre periódicamente actos vandálicos: ha sido decapitada o desmembrada en varias ocasiones, le han arrojado pintura, le han puesto un burka, le han soldado un juguete sexual, le han puesto una bomba...

Ver a tanto subnormal sin atar es agotador.

Álbum de fotos de Copenhague:

Entradas populares de este blog

De Fuengirola a Ocaña.